La focalización: La cámara de la literatura

Si te gusta mucho el cine, seguro te habrás dado cuenta de que los movimientos de la cámara suelen ser significativos en la narrativa de cualquier filme. Aunque no lo creas, estas técnicas que ahora nos parecen tan innovadoras en realidad fueron tomadas de la literatura.

Se le llama focalización a la perspectiva que toma el narrador; es decir, a la posición que tiene para contar los hechos y acciones de la historia, y depende de la información que éste posee sobre los detalles de lo que cuenta. Hay tres tipos de focalización en cualquier texto narrativo y están vinculadas directamente con la voz que cuenta la historia. También las puedes encontrar en películas, cómics, series de televisión y cualquier relato en general.

La focalización cero: es cuando el narrador lo sabe todo, ¡todo!; es casi una especie de dios que sabe hasta el más íntimo pensamiento de los personajes. Para que te des una idea, recuerda todas esas películas que has visto en donde puedes escuchar las ideas e introspecciones, aunque ellos tengan la boca cerrada. Si has leído Cien años de soledad (si no, entonces tienes que dar click aquí), sabrás a lo que nos referimos.

La focalización interna: la perspectiva de toda la historia sale de la voz de uno de los personajes y casi siempre tendrá el punto de vista de éste. Normalmente puede dar su opinión respecto a las acciones de otros y muchas veces juega el papel de juez moral sobre sus actos. En ocasiones te parecerá un narrador algo molesto porque interrumpe el hilo de la narración con sus juicios y dictámenes. En los videojuegos lo puedes ver cuando la cámara parece que estuviera adentro de la cabeza de tu personaje, como en Doom (incluyendo su película). Si quieres ver un texto literario con este recurso, entonces tienes que leer El gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald.

Diseño sin título (16)

Por último, la focalización externa: es muy común en las películas de misterio y suspenso. Es cuando la cámara actúa solamente como un testigo. El narrador si bien puede ver lo más importante, siempre lo ve a medias, ya que no puede saber qué está pasando por completo ni mucho menos saber qué piensan los otros personajes. Ahora ya sabes qué tienen en común Aura, de Carlos Fuentes, y la película de El proyecto de la bruja de Blair.

Diseño sin título (17)

Cada vez que veas una película o vayas a leer un texto narrativo y te preguntes quién está contando la historia, ten a la mano este breve manual y las respuestas vendrán a ti.

Por Tonatiuh Higareda

COMPARTE:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
38 ⁄ 19 =