Así es como escribían los surrealistas

La inspiración puede asaltar a los artistas de distintas maneras. Antiguamente se pensaba en las musas como las responsables de la genialidad que poseía temporalmente a los creadores. Posteriormente, las disciplinas fueron construyendo sus propios lineamientos para asumir que sus obras cumplieran con el rigor que se esperaba en cada área.

     No fue sino hasta entrado el siglo XX, gracias a las vanguardias y los estudios sobre el psicoanálisis, cuando surgió un nuevo método para la creación, al menos de la literatura:  la escritura automática.

bretondos

    Este método, particularmente, consistía en hacer florecer el subconsciente y transmitirlo con lápiz sobre papel. Era un flujo de consciencia; es decir, dejar fluir los pensamientos sin ninguna coerción moral, social o estética de ningún tipo. Así, por fin se logró develar el misterio de la musa, que era en realidad una área específica en la mente del creador, un extremo de nuestro cuerpo en donde se producía una creatividad desbordante.

   Si bien estas sesiones de escritura creativa se realizaban en estado de trance, no era un requisito para ocupar este método. La idea era que los pensamientos conscientes, como era la tradición de la escritura, no intervinieran en el proceso creador.

    Uno de sus propósitos era vencer la censura que ejerce la vigilia sobre el inconsciente. Asimismo, buscaba construir textos a partir de actos creativos no programados y sin aparente sentido inmediato, los cuales siempre escapan a la voluntad del autor.

bretontres

    André Bretón y otros surrealistas fueron los principales defensores de esta práctica.  Aunque la mayoría sólo usó este método en la primera mitad del siglo XX, cuando el surrealismo se encontraba en boga.  Su búsqueda era la de despojar al  yo poético de cualquier tipo de censura y hacer crecer el poder creador del hombre más allá de sus limitantes.

     No obstante la evolución de la corriente surrealista, el método pervive en nuestros días, recomendado para aquellos que deban entregar algún texto y estén bloqueados.

    También existen teorías que aseguran que la escritura automática está vinculada con el esoterismo; hay quien asevera que puede ser ocupada como canales o médiums para seres de otros mundos que buscan comunicarse con nosotros a través de nuestros cuerpos. Es decir, entre un ente paranormal que emite un mensaje y quien lo quiera recibir, se necesita un medio para comunicarlo. El médium funge como este canal y puede transmitir el mensaje a través de algunos métodos como el habla o, el caso que nos importa, la escritura, llamada psicografía por los adeptos a esta forma. Si recuerdas la escena del filme de terror Los otros, más o menos tienes la idea de cómo funciona: alguien escribe lo que parecen garabatos hasta que el ente entra en el cuerpo y toma posesión de la mano que escribe, plasmado así su mensaje.

bretonuno

    ¿Ahora no suena tan alocada la idea de que las musas son quienes nos dictan las mejores ideas? ¿Tú qué opinas? ¿Has usado o usarías las escritura automática? ¿Para qué la ocuparías?

Por Eduardo Guerra

COMPARTE:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
16 + 22 =