El banquete o del amor platónico

Es muy frecuente que la gente hable acerca del “amor platónico”. En las pláticas del día a día la gente utiliza esa expresión para referirse a sus ídolos o a aquella persona que consideran inalcanzable. Y, ¿qué tiene que ver Platón en este asunto? Pues resulta que en realidad somos más cultos de lo que pensamos, ya que al decir que Angelina Jolie es nuestro “amor platónico” estamos haciendo referencia (aunque un poco imprecisa) a uno de los más famosos diálogos del antiguo filósofo griego Platón: El banquete.

El estilo “literario” de Platón (Atenas, 427-347 a. C.) es muy interesante, pues toda la obra que de él conservamos está escrita a modo de diálogos (una especie obra de teatro) en los que Sócrates es el personaje principal. Así, Sócrates va siempre discutiendo sobre un tema con aquellos que se consideran los más sabios hombres de Atenas. En El banquete el asunto en cuestión es el amor.

Después del estreno de una comedia, Sócrates y otros importantes personajes atenienses son invitados a una fiesta, y luego de beber unas copas (exactamente como lo hacemos con nuestros amigos) deciden que cada uno de ellos debe hacer un discurso sobre el amor. Cada uno de los discursos recogidos en este diálogo es fascinante, pues exponen las más diversas teorías acerca de dicho sentimiento. El más famoso de ellos es el que pronuncia Aristófanes, pues en él está inspirada la expresión “mi media naranja”.

Al final llega el turno de Sócrates, quien nos explica que el amor es el punto intermedio entre lo divino y lo humano, entre lo perfecto y lo imperfecto. El amor es, en suma, un motor que conduce a la personas hacia aquello que desean, pero ese objeto del deseo se escapa siempre de nuestras manos. Amamos, dice Platón en boca de Sócrates, sólo cuando carecemos de lo amado, pues si lográramos poseerlo, entonces el amor desaparecería.

Además es en esta obra en la que la filosofía (amor a la sabiduría) obtiene su nombre, pues, como explica Sócrates, él no es un hombre sabio, sino un amante de la sabiduría, es decir, alguien que dedica su vida a conseguirla, pero que es consciente de que nunca podrá hacerse completamente de ella.

Por lo tanto, si quieres entender qué es eso a lo que las personas llamamos amor, seguramente encontrarás la respuesta en estas páginas.

 

Por Rodrigo Tamés

 

Adquiérelo en:

gandhi sotano

COMPARTE:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *