¿Qué es ser mexicano?

¿Cuál crees que sea la verdadera esencia del mexicano? ¿El mariachi, los tacos, la selección de futbol? Seguramente será necesario ir un poco más allá de estas trivialidades, si lo que queremos es definir ese algo que hace a un pueblo único y distinto de los demás.

Esta búsqueda es la que motiva el extraordinario conjunto de ensayos El laberinto de la soledad de Octavio Paz (México, 1914-1998), en el cual el autor pretende encontrar el verdadero significado de la “mexicaneidad” y, sobre todo, si de hecho es posible definirla.

Haciendo un recorrido histórico, sociológico y filosófico, Paz se adentra en ese laberinto tan complejo que es el mexicano común, lleno de contradicciones, innumerables fallos y de excelentes aciertos y virtudes. Aunque en principio parece un callejón sin salida, poco a poco el ejercicio del autor va hallando luces importantes que lo acercan a la gran conclusión: dicha contradicción o incongruencia de nuestro “ser nacional” no es un problema a resolver, sino nuestra esencia misma.

El mexicano es, para el autor, el producto de una violación, que reniega de su madre –el pasado indígena–, pero que detesta al padre –el conquistador español– por haberla ultrajado. “Hijos de la nada” como nos describe en el famoso pasaje que dedica al mexicanísimo verbo chingar.

Leer El laberinto de la soledad es, sin duda, una oportunidad para re-conocernos y para poder entender tanto nuestra historia como nuestra proyección al futuro. Este libro representa una de las críticas más acertadas a nuestra identidad y que, a pesar de ser tan dura en ocasiones, nos da esperanzas para que una vez que nos aceptemos, podamos cambiar nuestro destino.

 

Por Rodrigo Tamés

 

gandhi sotano

COMPARTE:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
22 ⁄ 11 =