Charles Perrault: Cuentos para… ¿Niños?

Casi no se habla de la literatura del siglo XVII, en gran medida porque las corrientes literarias de esta época han sido rechazadas por ser oposición a movimientos que resultaron más rentables para nuestros días. Es el caso del cuentista francés Charles Perrault, de quien no se conoce tanto su obra porque se han dado más difusión a las versiones de sus textos retomados en el siglo XIX.  Sin embargo, muchas de las historias para niños que hoy contamos y de las que tenemos siempre presentes fueron hechas por este gran escritor. Desde los hermanos Grimm hasta empresas como Disney han tomado sus cuentos para adaptarlos. Claro que éstos han suavizado mucho las primeras versiones. Los relatos infantiles de Perrault son muy diferentes a los que hoy conocemos, están llenos de crímenes, violencia y acciones que hoy consideraríamos inapropiadas para niños.

  • Cenicienta

Este cuento fue recopilado por Perrault de la tradición oral. Desde el título podemos percatarnos de que es un cuento muy viejo, quizá de la época medieval. El nombre de Cenicienta se remonta a la palabra del latín vulgar “cinisia”; es decir, “ceniza”. Se debe a que la protagonista siempre tenía la cara llena de ceniza y tierra por las labores que su madrastra la obligaba a realizar. En la versión de Perrault no le sacan los ojos a las hermanas ni obligan a bailar en zapatos de hierro caliente a la madrastra, como en la de los hermanos Grimm. Esta versión, no obstante, es la que tomó Disney para su adaptación en caricatura y no, como todos creen, la de los escritores alemanes.

cenicienta-principe--478x270 (1)

  • Caperucita roja

Perrault agregó muchos simbolismos a esta historia también retomada de los cuentos orales que pasaban de generación en generación. Era una historia dirigida a niñas de la misma edad de Caperucita, entre diez y doce años. La capa roja simbolizaba el cambio a la pubertad y la menstruación. En la versión del autor francés, Caperucita se tiene que quitar la vestimenta para meterse en la cama de su abuela; es decir, para perder la virginidad con el lobo, quien representaba la figura del adulto. A diferencia de posteriores versiones, Caperucita sí es devorada por el lobo feroz. El cuento tenía fines didácticos sobre la sexualidad de la época.

original

  • La bella durmiente

La versión de Perrault no acaba con el beso del príncipe. De hecho, en el momento en que la besa también la hace su esposa y conciben dos hijos. La historia cruel empieza en el reino del príncipe, en donde la madre de él no quiere a sus nietos y ordena a los cocineros que los guisen. Sin embargo, aquéllos los protegen y entonces la madre decide meter a la Bella durmiente junto con sus hijos en una olla llena de alimañas y serpientes. El rey se da cuenta y los saca; en cambio, mete a su madre para ser devorada.

600px-Спящая_царевна

Si te gustaron más estas versiones entonces tienes que leer los Cuentos completos de Charles Perrault.

COMPARTE:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
9 + 4 =